Mujeres Combatientes y concientes

martes, 23 de junio de 2009


En chile haremos un alto para constatar que apesar de las acciones y esfuerzos realizados, los logros obtenidos por el conjunto de la sociedad y por las mujeres en particular, no ha disminuido la injusticia social. Asi pues, nos encontramos con bajos y desiguales salarios, no estamos incorporadas a la protección y seguridad social en igualdad. Se manifiesta aún en nuestra sociedad una fuerte discriminación ya sea genética, de clase o de origen, dando lugar al no reconocimiento hasta este momento de la calidad del pueblo que deben tener nuestras étnias milenarias, sometiendo las mujeres indigenas a una mayor segregación. Por lo tanto vemos que sigue haciendo falta un verdadero acceso a la educación y a la cultura en diversidad. Se nos niega el pleno ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos y lo que es peor, se aumenta en el aprovechamiento sexual de niñ@s, mujeres y jóvenes. Existiendo una clara explotación de la mujer en el campo, en los centros comerciales, en la economía informal, en los barrios marginales. Peligrosamente, chile se está sumiendo en un proceso de desconocimiento y olvido, tratando de borrar de nuestra vida diaria y de la formación de la nuevas generaciones las aberrantes violaciones a los derechos humanos. En resumen la explotación de la mujer es producto de un aeconomía de mercado, basada en un neoliberalismo extremadamente cruel, que no está permitiendo una justa y equitativa distribución del ingreso